lunes, mayo 14, 2018

POR QUÉ CAMBIÉ DE ESTILO (MI HISTORIA)


Seguramente se dieron cuenta en los últimos meses que mi estilo a la hora de vestirme cambió radicalmente comparado con hace un año atrás. Hay gente a la que le gusta más "la Sol" de ahora, pero también he notado que algunxs preferían a la de antes. Decidí hacer un post para contarles mi historia, que tampoco es nada fuera de lo común, pero con la que quizás muchxs se sientan identificados.



Si bien hacía rato que quería hablarles de esto, el disparador fue el hecho de que ayer fui a Zara a ver ropa y al mirar me puse a pensar cómo en algún momento de mi vida la ropa de tal marca me parecía lo más de la vida. Sin desmerecer a las chicas que tienen mi edad y son fans (¡lo cuál está bien, cada uno es fan de la marca que quiere!), a mí sinceramente me parece ropa para mujeres que están en otra etapa de la vida y siento que todavía, siendo joven, puedo vestirme con lo que verdaderamente me gusta y no con un vestido negro básico de Zara. Obviamente que hay algunas prendas que están lindas y valen la pena, pero ya voy a tener tiempo de vestirme "formalmente" (si es que me pinta...) en 20 años.

Mientras tanto, me voy a poner lo que DE VERDAD me gusta y no sólo por moda (o por encajar con los canones de las bloggers de moda). Bueno, acá va mi historia:

Hace tres años había empezado a estudiar Diseño de Indumentaria y si bien yo no tenía un estilo súper definido, todavía tenía ese algo "adolescente" en mi forma de vestir. Mis compañeras, de variadas edades, de entre 18 a 25 años, tenían todas un estilo más o menos parecido, aunque obviamente siempre está la gente que se destaca. Muchas eran súper diosas, iban re producidas y de plataformas a cursar. En los pasillos de la facultad veía lo mismo.

Y yo quería encajar, necesitaba encajar. De a poco fui cambiando mi forma de vestir para asemejarme más. Recuerdo ir de camisa, pulover y tapado, súper formal. Igualmente, nunca sentí que encajaba al 100%, siempre sentía que me faltaba algo. Pero había pasado de vestirme como una chica de 18 años (la edad que tenía) a vestirme como alguien de 28 o más.


Pasado un tiempo, cambié de carrera (ya conocen la historia si leen mi blog hace mucho, en un post les conté cómo fue y lo pueden ver haciendo click ACÁ), ya estaba metida con el blog de moda, entre otras cosas. Y como saben, en el mundo de lo que son las fashion bloggers, hay muchas "exigencias". Parece ser que todas tenemos que ser iguales. Todas tenemos que tener y usar lo que está de moda, todas tenemos que tener el mismo peinado y maquillarnos igual, todas tenemos que tener los mismos gustos, etcétera.

Yo pensaba eso hace más de un año atrás (entre octubre de 2016 cuando arranqué con el blog hasta mediados del año pasado). Me auto-exigía ser igual a las otras bloggers (tanto de Argentina como de afuera). Quería vestirme "bien" con ropa de marca, usar camisitas y blusitas súper finas, tapados formales, zapatos y sandalias elegantes.



En esas fotos se puede notar que quería ser una "chica boho". Hoy las miro y claramente NO era yo misma en ese momento.

Y no sólo eso, sino peor... el físico. Pensaba que para encajar con el mundo blogger tenía que tener el pelo rubio y súper lacio, y ser flaquita. Me vivía estresando por no salir "gorda" en las fotos, por tapar mis piernas y cadera (de las que siempre estuve acomplejada). Y todo eso, ¿para qué? ¿para ser "socialmente" aceptada? ¿para sentirme mejor conmigo misma? Me causaba todo lo contrario.


La foto de arriba a la derecha me re costó subirla porque se nota que soy caderona, pero después de dar mil vueltas la subí igual (y me sorprende que lo haya hecho).

Tenía que cuidar los ángulos, que no saliera bajita, que las piernas no se me vieran gordas, que no parezca más caderona de lo que soy, que no me salga papada, y mil cosas más. Se imaginan cómo habré vuelto locos a quienes me sacaban las fotos (familiares y amigas). Hoy en día ya no le doy tanta atención a todo eso, soy como soy y ya.


Ojo, yo miro las fotos y no me desagradan los outfits e incluso muchas de estas prendas las sigo usando (combinadas de otras formas). Los zapatos de Kiwano y los borcegos de Dafiti los voy a RE usar este invierno, al igual que el cardigan de Fames, por ejemplo. Sólo que en aquel momento quería ser "socialmente aceptada" en el mundo blogger y me vestía como muy "formal" y claramente, no estaba siendo yo misma.


En estas fotos ya comenzaba a dejar de lado el tema de querer ser una blogger socialmente aceptada y comenzaba a poner pequeños detalles de SOL CANO.


Con el pasar de los últimos meses me fui dando cuenta que era todo en vano. De a poco me empezó a importar menos todo eso y hoy en día por suerte puedo decir que "me importa un carajo" parecerme a las otras bloggers. Me corté el flequillo (que hoy en día lo tengo más cortito tipo rollinga) y comencé a usar el pelo con ondas e inflado, como DE VERDAD me gusta. Empecé a usar más zapatillas, más remeras de bandas y estampas llamativas. Empecé a usar más ropa con la que me siento cómoda, básicamente empecé a ser YO de verdad.


No quiero ser igual al resto, por el contrario, quiero resaltar. Me encantaría que la gente siga lo que hago por decir "mirá la onda de esta chica, me re gusta", por ejemplo. Creo que si buscás ser igual al resto, terminás camuflándote y pasando al anonimato. Y siendo honestxs, ¿quién quiere eso?


Tampoco me creo revolucionaria, no creo ser única en el mundo ni nada por el estilo. Pero al menos estoy orgullosa de no ser o intentar ser igual al resto. Y tampoco pretendo hacer sentir mal a aquellas personas que les gusta lo que "se usa", simplemente yo me siento mucho mejor conmigo misma y menos estresada al vestirme con lo que DE VERDAD me gusta. ¿Saben la cantidad de prendas que me compré en el pasado porque era lo que se usaba, y que hoy en día lo miro y no me gusta tanto? Debemos ser muchxs.


El fin de este post es animarlxs a que sean ustedes mismos, a que si se sienten incómodxs con la forma en la que se visten, se pongan a pensar "¿Es esta la ropa que de verdad me gusta?". La ropa dice mucho de nosotrxs y muchas veces el hecho de no sentirse cómodx nos lleva a perder nuestra esencia. Algunos quizás piensan que la ropa es lo de menos pero yo personalmente pienso lo contario.

Cuando no era yo misma con la ropa, estaba muy insegura y por lo tanto era mucho más tímida y cohibida. Ahora que por fin soy yo, estoy más abierta y desinhibida. Y ojo, tampoco es que no sigo las modas al 100%. Hay muchas cosas que se están usando que me re gustan y va a pasar siempre. Pero no me mato de estrés por querer estar "a la moda".

También aclaro que NO culpo a nadie por todo esto, y en todo caso si hay que culpar a alguien es a mí misma por haber sido tan ingenua de haberme querido poner a la altura de los demás, en lugar de enfocarme en mí misma.


Como dije al principio, quizás a algunxs les gustaba más mi estilo de antes. Pero no era Sol ahí, era otra persona.

Espero que les haya gustado el post y saber un poco más de mí, ojalá les sea útil en algún sentido. Sé que es normal que pase esto de la "crisis de identidad" (aclaración, sé que la crisis de identidad en psicología se refiere a otra cosa, pero es para que más o menos se entienda), y a lo mejor les sirve.

Mil disculpas por la redacción, quise acomodar todas mis ideas para que se entienda lo mejor posible. Gracias por leer ♥

1 comentario:

  1. Sabes que inclusive en las últimas fotos, con tu estilo más Sol, te ves más feliz ♥

    Me encantó leer este post y amo tu estilo ♥ De hecho, de las bloggers de nuestro país que sigo... la verdad entre vos y otra chica son mis favoritas, y justamente porque se les nota que son uds mismas y no una copia de la copia de la copia.

    Yo la verdad no sabría cómo definirme a mi misma. Soy un cocoliche de estilos! XDDDD.

    Sora | http://dangerouslyme.com/

    ResponderEliminar

Deja tu comentario.